viernes, 12 de septiembre de 2014

Posición de ALEAS-IU respecto al convenio de adopciones con Rusia.


        Este verano hubo un intenso debate en los círculos activistas y ciudadanos al respecto de la abstención de IU en la comisión provisional, debate que celebramos y agradecemos. Nos parece imprescindible estar abiertas a felicitaciones cuando se hacen las cosas bien y, doblemente, a críticas cuando se considera que hemos errado. En su momento nos pareció oportuno seguir la petición de abstención prudente en la toma en consideración de dicho proyecto, sin perjuicio de que si finalmente se mantenía en dichos términos excluyentes ya estaba anunciado que desde ALEAS llamaríamos al voto en contra. Pensábamos fundamentalmente en no dificultar los procesos de adopción ya en marcha dejando abierta la posibilidad de que el Gobierno reaccionara, función que pretender tener las comisiones provisionales. Como no ha habido la rectificación que exigimos en dicha comisión este verano, no ha habido más remedio que votar firmemente en contra de dicho convenio.

            Gracias a los colectivos y activistas que habéis trabajado incansablemente este tema y a todas las que habéis participado de este debate. La única forma de acertar es construir juntas la lucha LGTBI, cuando se acierta y cuando se yerra, por el camino de la confluencia y el trabajo horizontal y colectivo. Esperamos poder seguir confluyendo en las calles y en las instituciones.

           Aquí dejamos nuestra postura al respecto del convenio de adopciones LGTBIfóbico con Rusia, tras un debate abierto, colectivo y enriquecedor este verano:

  El pasado 31 de julio se votó el famoso convenio de adopciones internacionales con Rusia en la subcomisión de exteriores del Congreso de Los Diputados.  Entonces, el voto de IU fue de abstención debido a la complejidad del fenómeno, donde había que conciliar dos intereses que, a priori, parecían contrapuestos, a saber: los derechos de las personas LGTBI a la no discriminación y los derechos de la infancia, entre ellos, el derecho a tener una familia. Cabe recordar que también el sentido del voto fue condicionado, como no podría haber sido de otra manera, por los colectivos LGTB que nos avisaron de tal votación, en concreto por Cogam. Sin embargo, desde entonces, numerosas voces críticas se han alzado en contra de este convenio al ser percibido y tachado como un atentado a los derechos de las personas LGTBI, sobre todo si niega la posibilidad de la adopción a parejas LGTB. Es por eso que algunos colectivos con los que ALEAS ha mantenido intensos contactos, como COGAM o GALEHI, han protestado en las calles contra la aprobación del convenio, con el apoyo de ALEAS-IU. Junto a ellos, hemos elaborado la posición aquí plasmada.

      Las críticas recibidas, tanto a nuestra posición como al convenio, contienen importantes razones para la modificación de nuestro voto a la vez que incluyen algunos otros argumentos cuya consistencia es cuanto menos dudosa. Entre las primeros, nos parecen acertadas aquellas críticas que sostienen que este convenio supone una injerencia en la legislación LGTBI española, al proponer que las autoridades rusas ejecuten evaluaciones sobre las adopciones ya anteriores al convenio y así juzgar la supuesta idoneidad de la familia, controlando que no sean familias homoparentales. Esta propuesta atenta no solo contra los derechos de las personas LGTBI sino también atenta contra los derechos de los y las menores, al bloquear la posibilidad de que estxs tengan una familia –entendida en un sentido amplio y no neoconservador-. Por tanto, nuestro criterio para la posición política es la defensa radical de los Derechos Humanos y cualquier crítica que lo obvie, como algunas que hemos recibido, haría aguas ipso facto. Hablamos de aquellas críticas que parecen que encuentran necesaria una relación antagonista entre los derechos humanos de las personas LGTBI y los derechos humanos de la infancia.

Indudablemente es cierto que las adopciones facilitan la vida de la infancia desamparada. Precisamente por esto, es que no entendemos cómo es posible que el gobierno ruso supedite el interés del menor a su obsesión lgtfóbica que atenta, ya no solo contra nuestros derechos humanos, sino también contra el derecho de la infancia a gozar de una familia.  De hecho, el reconocimiento de esto destruía aquellos argumentos neoconservadores que se esgrimieron desde la derecha en contra del matrimonio y la adopción en España.

Nuestra propuesta es un voto en contra por lo ya argumentado y por lo siguiente. Consideramos que cualquier convenio de adopciones que ratifique nuestro país debe asumir que la letra del mismo no puede contradecir nuestra legislación. Es decir, no podemos tolerar aquellos convenios que vayan en contra de nuestras leyes y, en última instancia, de las conquistas sociales.

Nuestra propuesta concuerda en lo básico con la planteada por COGAM y GALEHI. Ambos colectivos proponen una norma ad hoc a fin de solucionar la situación de las familias españolas que están a la espera de la aprobación del convenio. No hay que olvidar que dentro de este grupo de familias puede haber personas LGTB y que, de hecho, ya las hay y que esperan que su situación pueda ser solucionada, sin perjudicar los derechos de la infancia y ni sus derechos como personas LGTB. Es más, si se aprueba el convenio estas personas podrían perder a sus menores desde el momento en que el gobierno ruso presume la necesidad de supervisar estas adopciones; si ocurre aquellos hombres que tengan la custodia de sus hijos podrían perderla. Se trata del artículo 14 del convenio que refleja un interés del gobierno ruso por conocer la situación real de los menores, lo cual plantea inquietantes dilemas, aún cuando semejante tarea puede ser realizada por las autoridades españolas haciendo cumplir las leyes españolas ad hoc. ¿Qué ocurriría en el caso de que la familia adoptante este compuesta por personas que no se ajustan a las normas de la cultura heterosexual y patriarcal? ¿Se priorizaría el derecho del menor a disfrutar de una familia o serían prioritaria las obsesiones lgtbfóbicas rusas?

      Respecto a las futuras internacionales, una política en defensa de los Derechos Humanos de la infancia y de las familias debería atenerse a las normas constitucionales que sostienen los derechos y libertades sexuales, como lo aprueban las sentencias del TC relativas al matrimonio igualitario. Esto es, las propuestas que anhelan los colectivos sociales de los que somos parte plantean la necesidad de mejorar y profundizar las vías de adopción internacional con aquellos países que no plantean los requisitos rusos que, nuevamente, insistimos en que incumplen incluso nuestra legislación antidiscriminación (por ejemplo, la que permite adopciones o el matrimonio entre personas del mismo sexo).

Nuestro discurso también debe incluir reivindicaciones relativas a las familias LGTB. Debemos articular un mensaje de oposición al convenio pero no desviando la mirada totalmente hacia Rusia cuando aún tenemos mucho que hacer. Desde las asociaciones de padres y madres LGTB reivindican una mejora de los procesos de adaptación, caracterizados por su lentitud, un aumento de las políticas sociales en la infancia y de cuidados; y la regulación de las adopciones abiertas. Sin desaprovechar la oportunidad de críticar con dureza aquellos recortes en políticas públicas, derechos y libertades que el gobierno del Partido Popular está ejecutando y que, sin duda, profundizan la LGTBfobia sistémica y ahondan en la pobreza infantil.

Por último, no debemos pasar por alto cierto grado de hipocresía mediática respecto a este tema. No podemos obviar que existe toda una campaña mediática que construye a Rusia como el principal enemigo de las políticas LGTB, excluyendo del centro de la crítica al considerable avance de la extrema derecha en Europa  -por ejemplo, en Ucrania- o la situación de las personas LGTB en países que se consideran “respetables” como Arabia Saudí. Eso no implica menospreciar la situación real de la comunidad LGTB rusa, sino más bien significa mantener una precaución frente a la tergiversación imperialista que ondea los derechos LGTB o de las mujeres bajo intereses totalmente contrapuestos a los de estas comunidades –lo que se ha venido llamando “pinkwashing”-. Denunciamos la lgtbfobia en Rusia pero también en todos aquellos países, incluidos los Europeos, que, intencionadamente o no, están siendo expulsados del debate político.



Leer más...
jueves, 11 de septiembre de 2014

Intervención de Ascensión de las Heras de rechazo al convenio de adopciones LGTBIfóbico con Rusia

DE LAS HERAS RECHAZA LA CONVALIDACIÓN DEL CONVENIO DE ADOPCIÓN CON RUSIA PORQUE “CONTRADICE NUESTRA LEGISLACIÓN AL PROHIBIR HACERLO A FAMILIAS MONOPARENTALES O DEL MISMO SEXO”

Texto íntegro de la intervención de la diputada de IU, ICV-EUiA, CHA Ascensión de las Heras en el Pleno del Congreso de los Diputados (Jueves, 11 de septiembre)

Señorías, el pasado 31 de julio en Comisión tuvimos la oportunidad de manifestar el rechazo de La Izquierda Plural al convenio que el Gobierno de España ha firmado con Rusia en materia de adopción de niños y niñas, un rechazo en el que hoy nos reafirmamos con nuestro voto en contra al entender que cualquier convenio de adopción internacional que ratifique nuestro país no puede contradecir nuestra propia legislación al prohibir la adopción a las familias del mismo sexo o a las familias monoparentales.

Para La Izquierda Plural este asunto se ha terciado muy complejo por lo sensible de la materia a tratar, al existir familias que llevan años esperando para traer a sus futuros hijos e hijas de Rusia y por tratarse, en definitiva, de la protección de los derechos superiores del menor. Pero no ha conseguido desviarnos del hecho innegociable que nos mantiene en contra ante la clara vulneración en la que este Gobierno ha incurrido respecto a los derechos de las personas del colectivo LGTBI y a las normas constitucionales que garantizan los derechos y libertades sexuales, ratificadas en la sentencia del Tribunal Constitucional relativas al matrimonio igualitario.

No podemos admitir que se pretendan presentar como irreconciliables los derechos de la infancia para crecer en un ambiente adecuado y saludable que les permita desarrollarse como personas libres y felices, y los derechos de las personas a elegir su orientación sexual y formar una familia. Ambos deben ser perfectamente compatibles, están reconocidos en la legislación española y deben garantizarse como derechos humanos que son.

Sólo bajo premisas puramente homófobas de carácter ideológico-religioso pueden mantenerse posturas que, lejos de garantizar los derechos de los niños y las niñas adoptadas, pueden llevar a privarles de los medios que les proporcionen los anclajes emocionales y materiales necesarios para disfrutar de una vida plena en el seno de una familia, que lo único que debería garantizar en este caso es la idoneidad para cubrir estas circunstancias de carácter imprescindible.

Este convenio, señorías, deriva de las imposiciones del Gobierno ruso. Aunque esto es algo que no podemos obviar, tampoco podemos admitir la posición del Gobierno del Partido Popular cuando cede de manera deliberada incurriendo en un recorte de derechos reconocidos y que suponen, en definitiva, un claro retroceso en las conquistas sociales llevadas a cabo en nuestro país, amén de un precedente ante futuros convenios de adopción internacional que pudieran darse y que desde La Izquierda Plural nos vemos obligados y obligadas a evitar.

Además, hay algo que debemos señalar por la preocupación fundada que nos suscita cuando con este convenio se permite que las autoridades rusas se faculten para hacer un seguimiento de los menores ya adoptados, pudiendo solicitar de manera periódica informes que, aunque se harán bajo la legislación del país adoptante, si no son favorables el menor podrá ser reubicado con otra familia heterosexual a petición del Gobierno ruso.

Con esto parece que la retroactividad en cuanto a la vigencia del convenio anteriormente suscrito queda descartada, pero deja lagunas preocupantes que deberán ser tratadas con mucha cautela, puesto que no podemos olvidar que ya existen familias del mismo sexo con hijos e hijas rusas plenamente consolidadas en España. En este caso, ante la manifiesta vulneración de los derechos humanos de las personas homosexuales ejercida de manera beligerante en Rusia, el pretendido interés superior del menor puede verse gravemente vulnerado en pos de otros intereses de carácter claramente LGTB-fóbicos.
Todos estos motivos nos llevan a mantener la posición en contra de este convenio, a la vez que aprovechamos para denunciar una vez más la posición de este Gobierno ante su firma, contraviniendo nuestro propio ordenamiento jurídico y mostrándose complaciente ante políticas discriminatorias que, más allá de garantizar los derechos de la infancia, suponen un retroceso para las conquistas sociales alcanzadas en nuestro país y marcan, de manera inaceptable, la concepción de familias de primera y segunda categoría que tiene el Partido Popular, negando la diversidad en la configuración de las familias ya plenamente consolidada afortunadamente y a su pesar en nuestro país.

Enlace con el vídeo de la intervención:

Leer más...

RECHAZO CONTUNDENTE AL CONVENIO DE ADOPCIONES CON RUSIA


ALEAS EXPLICA EL RECHAZO AL CONVENIO DE ADOPCIONES CON RUSIA PORQUE “PROHIBE QUE PUEDAN REALIZARLAS LAS PERSONAS LGTB Y CHOCA TOTALMENTE CON LA ACTUAL LEGISLACIÓN ESPAÑOLA”

Este convenio ha sido aprobado hoy en el Pleno del Congreso con los votos favorables de PP y PSOE, entre otros grupos


(Madrid, 11 de septiembre 2014).- Izquierda Unida, a través de Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (ALEAS), ha concretado su posición coordinada con el Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA en relación a su voto negativo a la convalidación del ‘Convenio de colaboración en materia de adopción de niños y niñas entre el Reino de España y la Federación de Rusia, hecho en Madrid el 9 de julio de 2014’, que se ha debatido hoy en el Pleno del Congreso. ALEAS explica el rechazo final a este convenio –que finalmente ha sido aprobado con los votos de PP y PSOE, entre otros grupos- porque “prohíbe la posibilidad de la adopción a personas LGTB lo cual, además de suponer un atentado contra los derechos de este colectivo, choca radicalmente con la legislación vigente en nuestro país relativa a las adopciones entre personas del mismo sexo”.
Desde este Área de IU se destaca también que el convenio “vulnera también los derechos de los niños y niñas en la medida en que se les niega la posibilidad de la acogida si no es a través de una ‘familia tradicional’, algo felizmente superado en la ley española”.

Izquierda Unida recuerda que esta negativa coincide con las demandas expresadas por colectivos LGTB, como FELGTB, COGAM o GALEHI.

Los requisitos que marca la norma aprobada hoy son muy estrictos. Desde ALEAS no se comparte que “se faculta a las autoridades rusas a hacer un seguimiento de los menores ya adoptados, que deberán mantener la nacionalidad rusa al menos hasta su mayoría de edad y permanecer inscritos en el consulado ruso. Estas mismas autoridades pueden, además, solicitar que el menor sea reubicado con otra pareja heterosexual en caso de que la situación cambie, es decir, si las autoridades rusas detectan que la familia, al no ser heterosexual, no es la idónea para su desarrollo y bienestar”.

ALEAS-IU no olvida al defender esta posición “los derechos y la delicada situación de las familias españolas que llevan esperando meses a una solución legal para resolver las adopciones a las que tienen todo el derecho. Por eso, “hemos planteamos la aprobación de una norma ad hoc que solucione su situación sin que ello suponga la vulneración de los derechos de otras personas”.

Izquierda Unida llama también la atención de cara a futuros convenios sobre adopciones internacionales para que en su negociación prime la “defensa de los Derechos Humanos de la infancia y los de todas las familias, para lo que deberían atenerse también sin restricciones a las normas constitucionales que sostienen los derechos y libertades sexuales, tal y como lo recogen las distintas sentencias del Tribunal Constitucional relativas al matrimonio igualitario”.

“Defendemos que se promuevan las adopciones nacionales, en mejores condiciones que las actuales, y que existan políticas sociales que den cobertura a esas familias”, se concluye desde ALEAS.


Leer más...
domingo, 7 de septiembre de 2014

Propuesta de Declaración Institucional con motivo del día 23 de Septiembre - Día de la Visibilidad Bisexual




Exposición de motivos:
El 23 de septiembre, día de la Visibilidad Bisexual, se conmemora desde 1999, primera vez que se empezó a reivindicar el orgullo bisexual en la Conferencia mundial de la ILGA, en Johannesburgo, Sudáfrica. La fecha coincide con el aniversario de la muerte de Sigmund Freud, el primero en hablar y estudiar la bisexualidad.
Desde Izquierda Unida queremos manifestar un contundente rechazo a la sociedad heteronormativa y a sus mecanismos de exclusión, como la bifobia. La bisexualidad es una opción sexual legítima que se encuentra menospreciada por la sociedad monosexista por excelencia que entiende que las preferencias sexuales se deben situar en dos bandos: o bien en una posición heterosexual o bien en una posición homosexual, descalificando aquello que no se conforma con ese binarismo. Si a esto le sumamos la invisibilidad como resultado de las normas con las que se leen las opciones sexuales, es preciso un día como este para recordar las bisexuales también existen.


Desde IU denunciamos la invisibilización social que sufren las personas bisexuales, sobre todo aquellas mujeres que se encuentran en contextos de precariedad económica, en los que su opción sexual, así como el género, la clase y el origen étnico, marcan su vida cotidiana y hacen que sus experiencias sean aún más complicadas.
Tras la aprobación de la ley del matrimonio igualitario, la bisexualidad ha sido aún más invisibilizada. Desde Izquierda Unida llamamos a la rebelión cotidiana, a la desobediencia de las normas sexuales excluyentes y opresivas, a la visibilización de las personas bisexuales en los espacios públicos.
Durante mucho tiempo se ha malentendido la bisexualidad, concibiéndola como un "estado” transitorio entre la heterosexualidad y la homosexualidad, propio de personas indecisas y promiscuas (adjetivos que cabría replantearse si realmente son peyorativos).
Se trata de un maremágnum de prejuicios que transcienden la sociedad y que en muchas ocasiones reforzamos desde las instituciones, condicionando así la vida de muchas personas.
Por ello declaramos:
-Que lucharemos contra la invisibilización de las personas bisexuales.
-Que lucharemos contra la bifobia, en la medida y forma que sea necesario ya que está dentro de los delitos de odio como queda reconocido en el art. 510 del vigente Código Penal.
-Que creemos imprescindible y por tanto volcaremos nuestros esfuerzos en formar e informar tanto a la ciudadanía como a agentes específicos en la materia para  visibilizar esta opción sexual y que se difunda una correcta información sobre la bisexualidad.
Fdo:
Concejal del Grupo Municipal de IU


Leer más...
sábado, 6 de septiembre de 2014

ALEAS Córdoba rechaza la celebración del Festival LGTB Andalucía 2014 en Córdoba


El Área de Libertad de expresión afectivo-sexual de IU considera que se están mercantilizando las siglas LGTBI e insta al alcalde a comprometerse con políticas serias de reconocimientos y garantía de derechos"
El área de Libertad de expresión afectivo-sexual de Izquierda Unida Córdoba, ALEAS Córdoba, ha mostrado su "más absoluto rechazo a la celebración del denominado “Festival LGTB Andalucía 2014”, al considerar que "se está mercantilizando las siglas LGTBI".
Para el coordinador de ALEAS Córdoba, José Carlos Ruiz, este carnaval, que comenzó ayer en Córdoba, "no aporta beneficios al colectivo". Desde IU "no concebimos un orgullo sin protesta, ya que "aún queda mucho camino para alcanzar la igualdad real”. Por este motivo y como muestra de rechazo a la celebración del Festival, "ningún cargo público de Izquierda Unida Córdoba acudió ayer a la presentación del festival".

Según el coordinador de ALEAS Córdoba, IU Córdoba "ha estado y está trabajando "en favor de los derechos LGTBI y contra toda discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género".
En ese sentido, Ruiz ha instado al Ayuntamiento de Córdoba y a su Alcalde, José Antonio Nieto, “a ponerse manos a la obra y trabajar mediante políticas municipales a favor del colectivo LGTBI, porque "sin igualdad no hay democracia”. “No queremos que la instituciones colaboren con este Carnaval, y lo que tiene que hacer el Sr. Nieto es comprometerse con políticas serias de reconocimiento y garantía de derechos"
Leer más...
jueves, 14 de agosto de 2014

Denuncia a la LGTBIfobia de TVE

Desde el Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual de Izquierda unida queremos denunciar lo que es, una vez más desde TVE, una de las imposiciones socioculturales más discriminatorias de los últimos tiempos.
El nuevo programa “¿Quién manda aquí?” excluye a parejas homosexuales y hogares monoparentales, mostrando de nuevo que en España si no eres una pareja heteronormativa no existes.
El heteropatriarcado impone su fuerza una vez más, ya que en palabras del director del programa: “En una prueba de fuerza[…]Si hay tres mujeres y un hombre seguramente tenga más posibilidades de ganar el hombre”. Dicha afirmación, así como las bases del programa violan por partida doble el Artículo 14 de la Constitución española que dice: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”Y debería ser castigado, según el Artículo 510 del Código Penal que dice:

“1. Los que provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía, serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses.
2. Serán castigados con la misma pena los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, difundieren informaciones injuriosas sobre grupos o asociaciones en relación a su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía”


Por otro lado TVE  ha dado voz, una vez más, a principios de este mes al obispo de Alcalá de Henares. Vertiendo de nuevo declaraciones en contra de la comunidad LGTB como ya  denunció públicamente el colectivo DiversAH en un comunicado el cual suscribimos totalmente.
Aunque las leyes nos amparen y reconozcan nuestro derecho a casarnos, vivimos un retroceso ideológico muy grave, viviendo cada día desde nuestro colectivo agresiones físicas y verbales, aunque intenten enmascararla como “igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres”
Mientras en la televisión pública no estemos reconocidas, sigan agrediéndonos por las calles y desde las instituciones, no podremos hablar de ningún progreso en lo que a igualdad respecta.
Desde ALEAS-IU exigimos a la televisión pública la retirada de este tipo de programas que siguen fomentando la violencia y adoctrinando a una sociedad en la que se nos elimina y anula como personas, así como el posicionamiento de CCOO, UGT y CGT al respecto.
Leer más...
Con la tecnología de Blogger.
FacebookTwitter ALEAS ALEAS en Google+ Picasa ALEAS  Facebook   
 

Busca en nuestra web

Cargando...

Archivo

Síguenos por email